¿Amor a distancia o reto al amor...?


Los amores a distancia siempre han existido, las bellas notas, poemas y cartas que se entretejían entre los enamorados son hoy leídos y releídos arrancando suspiros del alma, evocaciones y deseos de encuentros íntimos…Con el Internet y todos los medios que la tecnología nos regala ha permitido acortar distancias y encontrar amores…

Nuestro cerebro, como el órgano sexual por excelencia, es quién nos alimenta de fantasías, quién con las palabras leídas o escuchadas nos inflama de deseo y nos ayuda a la idealización amorosa, la cual, no tiene fronteras: como cuando éramos niños nos enamoramos de la maestra/o amorosa/o y cálida/o; como adolescentes enloquecemos por el ídolo del momento y como adultos hoy, podemos enamorarnos de manera cibernética

Hoy, como menú a la carta podemos acercarnos al otro de mil maneras, incluso en lo sexual, podemos tener la satisfacción deseada en un autoerotismo en lejanía con el otro. Cuantos en la oscuridad de la noche, viven su sexualidad de manera intensa, auto erótica con el pensamiento en ese otro que no está junto a su piel.

Amar al otro a distancia es tal vez a mi entender privarse de los roces de pieles húmedas y deseosas, de jadeos que permiten la llegada del éxtasis agotador. Se sabe que una relación a distancia es difícil por lo tanto para mantener vivo el deseo, la pasión y el amor recomiendo:

Una comunicación abierta con horarios de llamadas, con mensajes de texto o de correo electrónico y depositar en ellos el amor y el deseo por ese otro que está lejos.

Es estar enterado de las actividades de cada quién de lo que hacen o no, de los logros y desilusiones y todo aquello que mantenga una intimidad en la que se manifieste el interés y el amor por el otro.

Ser creativos en la manera de comunicarse y mostrar a la pareja interés, dedicación, tiempo. Lograr mediante esa comunicación abierta y clara hablar de las expectativas, de las necesidades de cada quién. Es promover confianza y participar de la vida del otro aun cuando esta sea virtual.

Fincar los cimientos a distancia es posible para desde allí llegar a la vida compartida y al disfrute de una sexualidad plena y presencial.


0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo