Después de la infidelidad ¿siempre sucede lo mismo?


Estamos todos tan inmersos en un montón de situaciones cotidianas que requieren de cambios y nuevas adaptaciones, que nos queda poco tiempo para pensar en nosotros mismos, en nuestros seres queridos y especialmente en las consecuencias directas de nuestros actos.

Cuando nos referimos a situaciones de pareja, es muy común que le echemos la culpa al otro, que nos escudemos con facilidad en las cosas que hace nuestra pareja para justificar nuestras propias acciones y reacciones y entonces, en ese “ping pong”, dejamos de asumir nuestras responsabilidades y las parejas se hacen y se deshacen, una de las múltiples razones para esto es la entrada de un tercero a la relación.

No siempre que una persona es infiel tiene las mismas consecuencias. Sin embargo, aunque se intente evitarlo, la ruptura emocional al abrirse una infidelidad puede ser tan fuerte y tan intolerable para el psiquismo como para las expectativas sociales que las parejas deciden romper lo que les quedaba de compromiso y buscan disolver sus lazos.

Cuando el divorcio está generado por la aparición de un tercero, la situación se complica para llegar a la pregunta natural: ¿Me divorcio porque ya no quiero a mi pareja o por orgullo? o ¿porque estoy muy enojado por conocer la traición? o ¿porque me preocupa lo que van a decir de mí?

Muchas veces la infidelidad es el síntoma de que algo ya no andaba bien, puede ser visto como una forma de protesta o de explayar un malestar en la relación que podría, después de ser aceptado, brindar un camino para la recuperación de la pareja.

Es decir, infidelidad no siempre es sinónimo de divorcio.

Las consecuencias varían en cada persona y en cada pareja, sin embargo, si consideramos aquellas parejas que deciden ya no seguir juntos usando esta situación, difícil resulta que puedan responder a las preguntas esenciales por las cuales decidieron casarse como la verdad del amor, o la verdad de sus compromisos familiares, o de su posición como padres, o su proyecto de vida juntos.

Entonces todo gira alrededor del tercero y no alrededor de ellos como pareja, lo que contamina el pensamiento racional impidiendo ver las verdaderas razones de lo que ha sucedido.

Con estas dificultades los hijos quedan entre dos personas heridas y enojadas que difícilmente podrán hablar para hacer los nuevos acuerdos que se requieren cuando alguien cambia de status o de situación social y legal, es decir suele suceder que los hijos quedan un tanto desprotegidos de la atención de sus progenitores que están usando su energía, o lo que tienen, para sobrevivir a sus penas personales.

Se habla de la tierra de nadie, es un momento de transición donde ni el padre los puede atender ni la misma madre que está en otra dimensión, entonces pueden quedar a expensas de su propia tragedia y de su estilo de hacer la rutina, muchas veces entre hermanos encuentran consuelo y atención para pasar por el mal rato. A veces es en la escuela donde los pequeños denotan sus problemas.

Se llaman hijos misiles cuando uno de los padres manda mensajes agresivos y tóxicos, de forma poco clara para agredir al otro, y hablan mal de su ex pareja enfrente de los chicos.

Usar a los hijos en estas circunstancias no es buena idea. Los niños están también inmersos en sus miedos e inseguridades frente a las múltiples pérdidas que están sufriendo, y lo que requieren es apoyo, dirección y clarificación de su futuro, no dudan de sus padres sino de su propia sobrevivencia, así que hablarles mal de alguno de sus dos padres no ayuda sino todo lo contrario.

Además, recuerda que la madre y el padre de esos hijos siempre serán los mismos, es un hecho que no es posible cambiar, esa relación de padres es para siempre, pase lo que pase, se quieran o se odien van a tener que coincidir durante el resto de sus vidas, por tanto, tener cuidado en no hacer daño de más me parece lo más importante pues se rompe una pareja, pero prevalece una familia, aunque sea divorciada, ¡¡¡no lo olvides!!!

*Las opiniones contenidas en este artículo son responsabilidad del autor.



0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo