Divorcio, ¿medicina o veneno? ¿solución o tragedia?


Recuerdo hace algunos años cuando era pequeña que tener amigos era muy importante, sin embargo, recuerdo a mi abuela decir que “los amigos que sus padres se habían divorciado, no eran una buena opción de amistad.”

Terrible tabú lleno de miedos, agresión y falsedades.

Por fortuna, las cosas han cambiado radicalmente, los mitos se han roto y las leyes de han modificado, y ahora divorciarse o ser hijo de una familia divorciada es tan normal como ser hijo de una pareja casada. El 75 % de las parejas suelen considerar al divorcio como un camino valido para su estilo actual de vida.

¿Es el divorcio una medicina frente al desamor o una tragedia frente a una historia de amor frustrada?

Si bien el amor puede unir parejas, también la ausencia de amor las separa. Sin embargo, quisiera aclarar que uno no se divorcia solamente por dejar de amar a alguien sino por una serie de eventos, diferencias, desajustes, frustraciones, traumas, miedos, chismes, mitos, etc que acompañan a las parejas por el simple proceso de vivir juntas.

El matrimonio suele ser difícil, y el divorcio también lo es.

Lo que digo que es que cualquiera de ambas soluciones requiere de mucho trabajo interno, de armonía con uno mismo y con los otros involucrados, porque hay buenos divorcios y los hay muy malos. Asi como hay buenos matrimonios y otros terribles.

El divorcio es una alternativa extrema de separarse formalmente de la pareja elegida que genera un trauma importante en todos los participantes del escenario, incluyendo a la pareja que se rompe, a sus hijos y también, los abuelos sufren mucho ante estas decisiones. Estas consecuencias lógicas suceden, aunque el divorcio este planeado y sea un evento compartido.

Los abuelos son un soporte importante para la pareja que tiene que reestructurarse en su nueva forma de vida después de separarse, y para los nietos que quedan entre el amor y el desamor de sus padres, (los hijos después del divorcio es otro tema para otro artículo.)

El divorcio es uno solo evento, pero podemos entenderlo en sus diferentes fases. Podemos diferenciar que existen diferentes planos del mismo y que no se dan simultáneamente. Esta el divorcio sexual, el religioso, el social, el financiero, el familiar, el legal y el más difícil es el emocional.

Cada área de una relación se fue entretejiendo poco a poco durante el noviazgo y el establecimiento del compromiso, hasta que se consolidó en un matrimonio y es así como se ira destejiendo. Poco a poco hasta llegar al paso letal de que la pareja se separe. Lo deseado será que se mantengan los lazos de parentalidad para que los padres puedan seguir cuidando y criando a sus hijos que son un proyecto común más allá del divorcio.

Las personas involucradas no siempre se dan cuenta que van desapegándose, sucede poco a poco y dejando atrás los convenios realizados.

Muchas veces esto sucede dentro del tiempo del mismo matrimonio.

Entonces divorcio igual a duelo, ¡lo importante es que se logre un duelo sano!


0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo