Internet: medicina para la soledad.



La soledad y el sentimiento de abandono son experiencias afectivas humanas, las cuales, por ser dolorosas, se intentan evitar a cualquier precio. Evitar el dolor psíquico y el dolor interno, es muchas veces una motivación a acercarnos a nuestros seres queridos, a buscar amistades, amores y desamores que nos recuerden nuestra cualidad de individuos valiosos y reconocidos por nuestros semejantes.

Si existe alguna forma de evadir, quitar, sofocar, callar o evitar estos afectos, les aseguro que van a ser utilizadas continuamente.

El internet y las redes sociales son actualmente una medicina para la soledad del ser humano en las grandes urbes, una alternativa de comunicación de 24 por 7, con estas máquinas, las cuales nos acompañan desde que abrimos los ojos hasta que decidimos volverlos a cerrar. Los humanos hemos aprendido a no darle importancia a la hora del día o de la noche, no importa la distancia, no importa nada, porque es posible hacer contacto con otra persona para evitar el aislamiento, el silencio o el miedo a estar solo. Las computadoras, los teléfonos celulares y sus derivados son artefactos de los cuales dependemos para mitigar nuestra necesidad de dependencia emocional.

Es una forma actual y novedosa frente circunstancias históricas y permanentes de sentirse integrado a la sociedad y a la globalización mundial. Es invalorable cómo la comunicación virtual puede ser el sostén de la afectividad personal y tiene un significado particular para cada quien.

También es importante notar: cada quien en su propia subjetividad va a formar un mundo paralelo de expectativas y fantasías sobre lo que esta sintiendo cuando se comunica con una persona virtualmente, y al ser privado, no se va a compartir con la otra persona en el otro lado de la comunicación. Es decir, durante una comunicación verbal, los tonos de la voz y la melodía en el audio, genera una representación particular en la persona que recibe el mensaje. En ocasiones también la comunicación puede incluir la imagen de la persona conectada.

¿Cómo se puede leer o inferir los afectos que se están sintiendo durante la plática? Si adivinar o exponer los afectos cara a cara es difícil, imagínense qué será con la comunicación virtual.

Si bien es un recurso inmediato y no requiere espera, el cual provoca la comunicación continua entre las personas, estoy segura que se presenta un enigma en cuanto a la expresión afectiva. También por eso es más fácil enamorarse de alguien virtualmente.

El amor virtual tiene la ventaja de ser incondicional, sin límite de tiempo en la comunicación: actualmente no tiene costo y no lastima a nadie. Y es muy fácil imaginar a la otra persona con las cualidades necesarias para que yo sea feliz, es un asunto de espacios imaginarios cubiertos al antojo del consumidor.

Muchas veces el resultado puede ser decepcionante, pero otras veces por las mismas limitaciones las personas pueden encontrar a su “media naranja” por este medio. Es un asunto de azar, trabajo continuo y honestidad para poder lograr que el desconocido se convierta en el mejor amigo y quizá, también en el mejor esposo.


8 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo