¿Por qué alguien decide ser infiel?


Una de las fuentes más ricas de comprensión de la naturaleza humana se encuentra en lo que entendemos por personalidad, que, entre muchas otras cosas, se dedica a desarrollar los vínculos con otros seres humanos. Quisiera referirme a esta estructura de la personalidad y su relación con el cuerpo y la sexualidad. Lo llamaré el yo sexual.

El yo sexual desarrolla actitudes, actividades y fantasías que constituyen la medida gráfica vincular que tenemos y la forma de relacionarnos. Manifestamos si preferimos la soledad, o la sumisión. Si somos egoístas, o responsables, o despreocupados por los otros. Si alguien desea tener actividad sexual auto-erótica o si bien, está en la posibilidad de compartir o de generar compromisos.

Es desde este lugar donde puedo mencionar que ser fiel y mantener un acuerdo permite un estilo de confianza y no serlo, uno de desconfianza, entendiendo a hay personas que se manejan cómodamente con este afecto. La infidelidad es la ruptura de un pacto. Este pacto se llevó a cabo entre una pareja, de forma clara y explícita, en los momentos en que se contrató el estilo de relación vincular que se prometió entre ellos.

Aunque es uno solo uno de ellos el que primero se atreve a buscar alternativas sexuales fuera del pacto, está haciendo algo que refiere a la pareja. Es el que actúa algo que la pareja no ha podido manejar desde la comunicación verbal. Es una forma de denuncia.

Será que en la infidelidad se puede leer un malestar personal, ¿Oh se estará denunciando el malestar de la pareja, del tiempo que se convierte en rancio, de denuncia que, de la estancia en la pareja, ha generado frustración por lo no recibido? ¿Tendrá que ver también con que la vida de pareja es difícil, y está llena de contradicciones?

Las personas deciden ser infieles por muchos motivos entre los cuales están el mal manejo de las emociones como la venganza, el enojo, los celos, el castigo, la competencia o el deseo de no ponerse limites a lo deseado y renunciado. Se es infiel por adicción, por deporte, porque en la familia de origen se valía o se promovía la infidelidad, por costumbre, por molestar o por ser parte de un grupo que aceptaba esta forma de proceder. Para sentirse moderno, o como una forma de pedirle a la pareja atención o para romper con la relación marital porque no hay forma alternativa. Por creer que siempre hay que buscar a alguien mejor que la pareja actual creyendo que será el futuro marido el que brinde la felicidad perfecta. O quizá se es infiel para proteger a la familia y a la pareja de la ruptura, aunque parece contradictorio. Implica que se busca en otra persona lo que no se puede recibir dentro y es una forma de negociación para mantenerse en la relación, aquí me refiere a las parejas que tiene problemas médicos, problemas físicos o de enfermedades que los imposibilitan para el intercambio emocional o sexual. Creo que habría muchas más opciones en este rubro.

Finalmente, quería concluir con la idea de que es importante ver este fenómeno como un asunto particular de cada pareja, y que a veces la infidelidad es un síntoma de la relación de pareja, de sus integrantes, que puede ser una enfermedad y a veces, una medicina. ¿Tú qué opinas?

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo