• SAMAK

¿Qué es ser bruja?



Ser bruja es estar conectada con la Fuente y su Fuerza, es ser una gran hechicera, maga, vidente, hierbera, sanadora, amante, madre, guerrera, es ser una gran mujer sabia. Las brujas han sido salvadoras de reinos y grandes mujeres en la vida de la humanidad.


“Siento mi sangre hervir con la palabra BRUJA. Para mí ser bruja es un poder que corre por mis venas, siento que mi sangre y mi alma cargan con un linaje, que no sólo es el mío, es una sabiduría ancestral que ha cargado con mucho, tanto ha sido…


Sabes, ha sido dolor y magia, poder y sangre derramada, he sido rechazada por instituciones, y por los hombres; me han tachado y rechazado, aunque ellos me necesitan.


Siempre encontrarán en mi regazo donde llorar y sacar sus penas, siempre mi mano estará extendida para ayudar.


Muchas veces vienen pidiendo ayuda con lágrimas en sus ojos.


Llegan a mí cuando sienten que ya no pueden hacer nada, y los ayudó a desbloquearse, a quitarse la venda y a creer en ellos, porque ellos han creído en mí, que no soy yo, es un poder desconocido y oculto.


Mi regalo al mundo es creer en ese poder escondido e infinito dentro de ellos, que creen reside en mí, pero no es sólo así; está en TODO“. (“El diario de una bruja” por Samak).


Las brujas pertenecemos a la tradición Wicca, que es un camino de despertar y conexión con la divinidad, esta divinidad es masculina y femenina y está en Todo, es la Fuente de todo lo que existe, está presente en la naturaleza y el universo. Es un camino de trabajo con la naturaleza y sus cualidades sutiles, es la creencia en otras dimensiones y reinos, es conectar con el pasado y nuestros ancestros, vivir lo más conectadas posible con nuestro presente y saber sobre el futuro. Es una cultura ecológica, de respeto, es una forma de vida y comunicación e interpretación de los símbolos de nuestra existencia. Ser bruja es un camino de servicio y sanación, ser bruja es reconectarte y alinearte con las fuerzas de la naturaleza en rituales y magia y buscar alinearte con el Cosmos en las estaciones del año.


Aunque el origen etimológico de la palabra “bruja” es incierto. En latín se le llamaba maleficae para designarlas en Europa en la Edad Media y en la Edad Moderna, en inglés witch, en italiano strega, en alemán hexe, en francés sorcière. La palabra que se usa actualmente es Wicca, palabra anglosajona relacionada con “witch” e indica a aquella persona que usa magia y encantamientos, que deriva de sabiduría.


Para mí, los elementos que debe conjuntar una bruja son:


Magia: saber hacer hechizos de amor, de abundancia, para tranquilizar, etc. Sabe hacer elixires y reconoce su poder.


Conocimiento de la naturaleza y sus leyes: Sabiduría de las plantas, piedras, árboles, energía de los animales, de las épocas del año, de los ciclos.


Hablar con los espíritus: Escucha las voces del viento, se comunica con los espíritus y percibe su naturaleza e intención.


Oráculos: Utiliza herramientas para predecir como el Tarot, las runas, el agua, el café, las velas; en general sabe leer las señales y los símbolos ocultos en todo.


Astrología: Conoce sobre los poderes de los astros y sus influencias. Cuándo son propicios o no para los objetivos buscados.


Canaliza la energía: Además de ser sumamente intuitiva y mirar más allá (muchas veces clariaudiencia y clarividencia), sus canales energéticos están abiertos, sabe equilibrarlos, sabe sobre el manejo de la energía. Es un canal y una fuente de energía para servir y es médium.


Y SOBRE TODO ES


Sabia: Comprende las grandes verdades o misterios de la vida y la muerte, y más allá de la muerte, del renacimiento y las estrellas, del origen y la energía. Tiene experiencia, mientras más vieja, más sabe.

Sanadora: Conoce alguna técnica de sanación física y emocional.


Siempre tendrá una gran necesidad de ayudar a los demás, una necesidad de saber más para apoyar en la solución de problemas o hacer la vida más llevadera y feliz.


Una bruja o brujo es acción, es decir, no sólo basta con estudiar, hay que practicar, hacerlo, aunque sólo sea para uno mismo, que con eso ya se está sirviendo mucho, ocupándose de su propia evolución.


Creemos en el Gran Poder, la Gran Fuente, la Gran Fuerza, el Gran Espíritu, son el mismo. Es una fuerza inconmensurable, infinita, abismal y poderosa que está en todo lo que existe.


El Gran Poder respira en ti y en mí y en Todo.


Está aquí, y allá, adentro y afuera y todo lo mira. De todo es testigo, donde quiera se encuentra y te encuentra. Respira.


0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo