Terapias de pareja: nueva alternativa.



Descubrir, resolver y acomodar…. El camino constante y sonante de la relación de pareja. La definición natural de pareja lleva implícita la necesidad de que dos personas se relacionen, ya sea bien o mal, intensamente o superficialmente, de día y de noche, con o sin tecnología, de forma funcional o disfuncional, con dinero o sin dinero, jóvenes o adultos, hetero u homosexualmente, pública o de forma privada, etcétera, y lo hacen porque de base desean estar juntos.

Y para poder encontrarse requieren de ponerse de acuerdo en los detalles más simples, y si eso les funciona quizá puedan continuar conviviendo para comunicarse y lograr negociar y platicar sobre los detalles más complejos de su relación, lo que parecería los podría llevar a ser una pareja estable y de largo plazo.

El “ABC de la pareja” que escribí el mes pasado incluía admiración, búsqueda de intereses comunes y comunicación. ¿Para qué?, para poder estar juntos en la solución de los problemas que genera la vida en común.

Y cuando hablo de problemas me refiero desde los más pequeños hasta los más complejos. ¿Cómo hacer esto?

En un principio las parejas quedan unidas por un deseo de convivencia, de placeres compartidos, de ideales familiares o religiosos, de costumbres, de necesidades ya sean conscientes o inconscientes de completad, y algunas razones más que obedecen a los ideales románticos de la época actual, estas estructuras mentales son estables pero la convivencia y el tiempo ejercen cambios imposibles de evitar, que van llevando a los ideales a acercarse a las situaciones reales y donde los príncipes se convierten en sapos y las princesas en ranas, y este cambio tan importante es uno de los retos que las parejas tienen que vencer para seguir juntas y tolerar quién es quién a pesar de las diferencias.

Hay parejas que requieren de ayuda externa para lograrlo, y hay parejas que aceptan y buscan ayuda terapéutica profesional.

¿Cómo encontrar un terapeuta de pareja correcto y prestigiado? ¿Alguien en quién se pueda confiar para sacar adelante a una pareja que este en un momento difícil? ¿Qué busquen dentro del marco de compromiso mejorar lo que se ha mermado?

Quisiera compartir con ustedes una pequeña anécdota reciente.

Este año escolar fui invitada como profesora en un instituto muy reconocido a impartir una cátedra sobre pareja y familia en la maestría de psicoterapia, es un curso que integra muchas ideas y muchas corrientes teóricas, lo cual me parece importante, los alumnos que son brillantes ya trabajan en sus consultorios como psicoterapeutas y permiten un intercambio profundo. En la primera clase una chica me hizo el siguiente comentario:

-¿Sabe algo doctora?, que a mí me gusta mucho dar terapia individual, pero no creo que sirva la terapia de pareja, me parece que no es el camino…

Y yo me he quedado pensando en la respuesta que le ofrecí y me atrevo a pensarlo junto con ustedes en esta página tan novedosa que nos permite reflexionar juntos.

Ya que le dije:

-¡Qué importante es que expreses tus ideas! Sin embargo, si cada uno de los integrantes de la pareja estaría en su propia terapia o en su propio proceso, ¿cómo le hacemos para que funcionen en la cama?

¿Cómo interactuar con una pareja desde el concepto de pareja y no sólo del concepto individual? Es decir, es importante entender a la pareja misma como un tercer elemento a trabajar en sí mismo. Uno más uno que suman tres.

Mi alumna se me quedo mirando unos segundos y mencionó:

-Cierto… ¡¡¡Qué interesante!!!!

Los terapeutas de pareja tenemos entrenamientos profesionales de alto nivel para poder trabajar con las parejas que desean hacerlo para intentar buscar caminos mejores de los que están desarrollando cuando se encuentran en conflictos que ya salen de su manejo cotidiano, y recuerden que el conflicto es parte de la pareja en tanto no sea tanático.

Buscar ayuda siempre cuesta trabajo, pero no hacerlo sería peor.

*Las opiniones contenidas en este artículo son responsabilidad del autor.


0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo