Y con el erotismo de la adolescencia, ¿qué?


El sexo y la sexualidad en la adolescencia, durante y aún después de ella, es un tema que les quita el sueño tanto a los padres como al mismo adolescente. ¿Cuáles son las metas más importantes a cumplir durante esta fase del desarrollo tan importante llamada adolescencia? Comencemos por desglosar la palabra “adolescencia” que viene de “adolecer” que significa carecer, que aún falta…

Mencionaré algunas de las características del síndrome normal de la adolescencia.

- Búsqueda del sí mismo y de la identidad contestando a las preguntas de ¿quién soy? y ¿quién quiero llegar a ser? - Tendencia a estar en un grupo. - Gusto por fantasear frente a las frustraciones de la realidad. - Contradicciones sucesivas en los afectos y sus conductas. - Se van separando emocionalmente de sus padres por lo que demuestran rebeldía y falta de seguir reglas. - Constantes fluctuaciones del humor. - Tienen que aprender a dejar atrás la etapa de la infancia con sus ganancias y sus pérdidas a lo que se suele llamar aceptación de los duelos cotidianos. - Evolución sexual manifiesta que puede ir desde el autoerotismo hasta la posible relación sexual hetero u homosexual.

Esto quiere decir que todo adolescente tendrá la obligación de ir aceptando su nuevo cuerpo, que pasará de ser niño o niña a ser adulto, durante años de evolución hasta que el cuerpo esté listo para hacer y elegir una pareja, y en su caso, llegar a la procreación. Pero el camino de la presencia definitiva de la sexualidad adulta está lleno de avatares, de curvas y rectas, de miedos y de angustias frente a los nuevos retos.

¿Y quiénes son siempre los que van acompañando este movimiento? Me refiero a los padres, que en su rol de educadores ponen límites, ayudan a la estructura del bien y del mal y van aceptando que sus hijos los ponen en ser ellos más viejos, y en un tiempo, los padres ya son más del pasado que del presente.

Es común ver que un hijo que crece muy guapo y fuerte genere efectos en su padre, en esa posibilidad natural de competencia. Si bien la madre pertenece al padre, el resto del todas las chicas de la tierra son del joven, entonces, ¿qué hace el padre con la competencia perdida con su hijo? ¿Cómo se sobrevive? ¿Pasa igual con las hijas?

Una de las formas más conocidas es poner algo de la sexualidad fuera de casa, de la competencia, de los conflictos de la vida conyugal, y suele encontrarse que alguno de los padres pueda decidirse a buscar una relación extraconyugal que por sí misma, le estaría libre de los conflictos naturales que hay en la familia en esa etapa.

No es que se olviden que les está pasando, sólo que se distraen un poco para manejar las fantasías y las exigencias que se tiene cuando hay hijos adolescentes sanos en casa.

Es un riesgo que parece anestesiar las dificultades de ambas generaciones en el natural camino de crecer y multiplicarse, ¿tú qué opinas?

*Las opiniones contenidas en este artículo son responsabilidad del autor.

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo